El Juramento de Isabella

El Juramento de Isabella

Ella se llamaba Isabella, y era una joven hermosa y bondadosa que vivía en un pequeño pueblo rodeado de bosques. Desde niña, había aprendido el arte de la herbolaría con su abuela, que le enseñó a reconocer y usar las plantas medicinales que crecían en la naturaleza. Isabella tenía un don especial para curar a los enfermos y aliviar el dolor con sus remedios naturales.

Isabella estaba enamorada de un joven llamado Mateo, el hijo del alcalde del pueblo. Mateo también la quería, y a pesar de la diferencia de clases sociales, se veían a escondidas en el bosque, donde se juraban amor eterno. Un día, la madre de Mateo cayó gravemente enferma, y nadie sabía qué mal la aquejaba. Isabella, movida por el amor y la compasión, decidió ir a visitarla y ofrecerle su ayuda.

Al llegar a la casa del alcalde, Isabella se encontró con una escena de horror. La madre de Mateo estaba postrada en la cama, con el rostro pálido y los ojos vidriosos. Su cuerpo estaba cubierto de llagas y manchas rojas, y su respiración era agitada y entrecortada. Isabella se acercó a ella con cuidado, y le tomó el pulso. Luego, sacó de su bolsa algunas hierbas que había recogido en el bosque, y las mezcló con agua en un cuenco. Con una tela limpia, empapó la mezcla y la aplicó sobre las llagas de la enferma, mientras le susurraba unas palabras de aliento.

  • No te preocupes, señora -le dijo Isabella-. Esto te ayudará a sanar. Es un remedio que aprendí de mi abuela.
  • ¿Quién eres tú? -preguntó la madre de Mateo con voz débil.
  • Soy Isabella, la novia de Mateo -respondió ella con una sonrisa.
  • ¿La novia de Mateo? -repitió la madre de Mateo con sorpresa y desprecio-. ¿Cómo te atreves a entrar en mi casa? ¿Qué pretendes con esas hierbas? ¿Acaso quieres envenenarme?
  • No, señora, no -se apresuró a decir Isabella-. Quiero ayudarla. Estas hierbas son buenas para su enfermedad. Por favor, créame.
  • ¡No te creo! -gritó la madre de Mateo-. ¡Eres una bruja! ¡Una bruja que quiere matarme y quedarse con mi hijo! ¡Ayuda! ¡Ayuda!

La madre de Mateo empezó a gritar con todas sus fuerzas, llamando la atención de los sirvientes y de su esposo, que acudieron a la habitación. Al ver a Isabella junto a la cama, con las hierbas en la mano, se llenaron de horror y de ira.

  • ¡Qué haces aquí, bruja! -rugió el alcalde-. ¡Cómo te atreves a tocar a mi esposa!
  • Padre, no -intervino Mateo, que acababa de llegar-. Ella no es una bruja. Es Isabella, la mujer que amo. Ella ha venido a curar a madre, no a hacerle daño.
  • ¡Cállate, hijo! -le ordenó el alcalde-. ¡No sabes lo que dices! ¡Esta mujer es una bruja, y de seguro te hizo algo para que te enamores de esa cualquiera!

El alcalde se abalanzó sobre Isabella, y le arrebató las hierbas de las manos. Luego, la agarró del brazo, y la arrastró fuera de la habitación. Isabella se resistió, y trató de explicarse, pero nadie la escuchó. Mateo intentó seguirla, pero los sirvientes lo detuvieron, y lo encerraron en su cuarto.

El alcalde llevó a Isabella hasta las afueras del pueblo. Allí, la ató a una cruz de madera, y la rodeó de leña. Luego, se dirigió a la multitud que se había congregado, atraída por el alboroto.

  • ¡Pueblo mío! -exclamó el alcalde-. ¡Hoy tenemos que librar al pueblo de una gran amenaza! ¡Esta mujer que ves aquí es una bruja, que ha intentado matar a mi esposa con sus maleficios! ¡Tenemos que quemarla viva, como manda la ley, para purificar su alma y proteger la nuestra!

La gente empezó a gritar y a insultar a Isabella, que se quedó muda de terror. Nadie la defendió, nadie le creyó. Todos la odiaban, todos la temían. Isabella miró a su alrededor, buscando una mirada de compasión, de amor. Pero solo vio odio, miedo, y crueldad.

Entonces, Isabella sintió una rabia que nunca había sentido antes. Una rabia que le quemaba el pecho, que le nublaba la mente. Una rabia que le dio fuerzas para hablar.

  • ¡Malditos! -gritó Isabella-. ¡Malditos sean todos ustedes! ¡Me han condenado sin razón, me han traicionado sin piedad! ¡No soy una bruja, soy una sanadora! ¡He curado a muchos de ustedes, he salvado muchas vidas! ¡Y así me pagan! ¡Quemándome como a una basura!

Isabella miró al alcalde, y le escupió a la cara.

  • ¡Y tú, el peor de todos! -le dijo Isabella-. ¡Tú, que me has arrebatado a mi amor, a mi Mateo! ¡Tú, que has preferido creer en la ignorancia y la superstición, que en la verdad! ¡Tú, que has usado tu poder para hacer el mal, y no el bien! ¡Tú, que me has condenado a morir en el fuego, cuando yo solo quería curar a tu esposa!

Isabella miró al cielo, y elevó la voz.

  • ¡Pero no moriré sola! -juró Isabella-. ¡Volveré, volveré para vengarme de ti, de tu familia, y de todo este maldito pueblo! ¡Volveré, y los haré sufrir como yo sufriré! ¡Volveré, y los quemaré a todos, como ustedes me quemarán a mí!

El alcalde, furioso, tomó una antorcha, y la acercó a la leña. El fuego se encendió, y las llamas empezaron a consumir a Isabella. Isabella gritó de dolor, pero no se rindió. Siguió gritando su maldición, hasta que el humo le llenó los pulmones, y la vida se le escapó.

Pero su espíritu no murió. Su espíritu quedó atrapado en el fuego, esperando el momento de cumplir su venganza.

¡Gracias por ser parte de nuestra comunidad de lectores! ¿Disfrutaste de esta historia? ¡Comparte tus pensamientos y déjame saber qué te pareció!

Deja una respuesta