La Enfermera Fantasma: La Leyenda de la Planchada

  • Actualizado
  • Publicado en Ficción

La Enfermera Fantasma: La Leyenda de la Planchada

La planchada: una historia de amor, traición y venganza

Eulalia era una joven enfermera que trabajaba en el Hospital Juárez de Ciudad de México a principios del siglo XX. Ella era una mujer hermosa y dedicada a su trabajo, que siempre vestía su uniforme blanco perfectamente planchado, de ahí el apodo de “la planchada” que le habían puesto sus compañeros. Eulalia tenía un sueño: casarse con el amor de su vida, el doctor Joaquín, un médico joven y apuesto que trabajaba en el mismo hospital.

Joaquín le había prometido matrimonio a Eulalia y le había regalado un anillo de compromiso. Eulalia estaba feliz y esperaba con ilusión el día de su boda. Sin embargo, Joaquín era un mentiroso y un infiel, que solo se aprovechaba de la inocencia y la bondad de Eulalia. En realidad, Joaquín estaba enamorado de otra mujer, una rica heredera que le convenía más por su posición social. Joaquín se casó con ella en secreto y abandonó a Eulalia sin darle ninguna explicación.

Eulalia se enteró de la traición de Joaquín por una carta que le llegó por error. La carta estaba dirigida a Joaquín y era de su esposa, que le anunciaba que estaba embarazada. Eulalia no podía creer lo que leía. Se sintió humillada, engañada y desesperada. Su mundo se derrumbó y su corazón se rompió en mil pedazos.

Eulalia cayó en una profunda depresión y perdió el sentido de la vida. Dejó de cuidar de sí misma y de sus pacientes. Se volvió fría, indiferente e incluso cruel con ellos. No les daba las medicinas adecuadas, les cambiaba los sueros por agua o les ponía inyecciones con aire. Algunos pacientes murieron por su culpa, pero a ella no le importaba. Solo quería vengarse del hombre que le había hecho tanto daño.

Poco después, Eulalia se enfermó gravemente y murió en el mismo hospital donde trabajaba. Su cuerpo fue enterrado en una fosa común, sin flores ni lágrimas. Nadie la lloró ni la recordó.

Pero su espíritu no encontró paz y quedó atrapado en el hospital, vestida con su uniforme blanco perfectamente planchado. Desde entonces, se aparece por las noches a los enfermos que están solos en sus habitaciones. Algunos dicen que les da medicinas o les cambia los sueros, como si quisiera redimirse por sus errores. Otros dicen que les cuenta su triste historia de amor o que los asfixia con su almohada, como si quisiera vengarse por su sufrimiento.

Nadie sabe con certeza si la planchada es un ángel o un demonio, pero todos coinciden en que es una presencia temible y misteriosa. La leyenda de la planchada es una de las más conocidas y escalofriantes del folclore mexicano, y ha sido fuente de inspiración para películas, libros, canciones y obras de teatro .

¡Gracias por ser parte de nuestra comunidad de lectores! ¿Disfrutaste de esta historia? ¡Comparte tus pensamientos y déjame saber qué te pareció!

Deja una respuesta