Amor en Dos Tiempos Cap 8

Amor en Dos Tiempos Cap 8

Capítulo 8 – Amistades Inesperadas

Diego continúa su viaje por la montaña y admira el impresionante paisaje natural que lo rodea. Mientras seguía en el camino notó algo inusual en la carretera: un motociclista tuvo un accidente. La motocicleta quedó en el suelo y el conductor parecía herido. Diego actuó rápidamente y detuvo su motocicleta. Se acercó al motociclista herido para ofrecerle ayuda.

Diego: (preocupado) ¿Cómo te sientes, estás bien?

El motociclista herido, que tenía algunos rasguños y hematomas en el cuerpo, asintió.

Motociclista Accidentado: (se levanta) Sí, estoy bien, gracias. Fue solo el susto, un animal se cruzó en mi camino y me desvié para no atropellarlo.

 Diego lo ayuda a levantarse y mover la motocicleta.

Diego y el motociclista empiezan a hablar y se dan cuenta de que van a la misma montaña a acampar el fin de semana.

El motociclista invita a Diego a ir de campamento con él y sus amigos.

Motociclista Accidentado: (sonriendo) ¿Qué tal si te unes a nosotros? Ya estamos en camino a la cima y sería bueno tener algo de compañía.

Diego: (emocionado) ¡Por supuesto! Es un placer participar. Por cierto, mi nombre es Diego.

Luis: (extendiendo la mano) Mucho gusto, Diego. Soy Luis.

Después de asegurarse de que Luis estaba bien y ayudarlo a levantar su motocicleta, Diego se unió a Luis en su viaje hacia la cima de la montaña.

Ahora Diego continúa su camino hacia la cima de la montaña acompañado de Luis. A medida que avanzan, se agregan más colegas. Un grupo de motociclistas recorre un camino sinuoso rodeado de exuberante vegetación y panoramas de postal.

Luis: (Conduciendo en su motocicleta) ¡Qué suerte que nos hayamos encontrado, Diego! Esperamos con ansias un fantástico fin de semana en la montaña.

Diego: (sonríe) La verdad es que no podría pedir mejor compañía para mis aventuras.

A medida que siguen rodando en la carretera, Diego se da cuenta de que Luis y sus amigos aman la naturaleza y la aventura tanto como él. Comparten historias de viajes anteriores, anécdotas fascinantes y consejos para acampar en la montaña.

Después de varias horas de emocionante conducción, el grupo de motociclistas finalmente llegó a la cima de la montaña. El sol comenzó a ponerse en el horizonte, pintando el cielo de un cálido color dorado.

Luis: (sorprendido) ¡Mira esa vista! es maravillosa. Mientras Luis y sus amigos contemplan la majestuosidad de la naturaleza que los rodea, Diego se suma al asombro.

Diego: (sorprendido) Esto es increíble. Gracias por invitarme.

Luis: (sonriendo) Estamos felices, Diego. Aquí todos somos amantes de la aventura y la naturaleza.

El grupo comenzó a prepararse para el campamento, instaló tiendas de campaña y encendió la fogata.

Diego, Luis y sus amigos motociclistas estaban ocupados encendiendo un fuego y preparándose para acampar en la cima de la montaña. La luz del atardecer baña la tierra en cálidos tonos dorados, todos están disfrutando de la paz y la belleza de la naturaleza. Mientras estaban ocupados levantando las tiendas de campaña, alguien se acercaba al campamento velozmente.

Ella era la hermosa repartidora que Diego conoció cuando pidió comida en su día de mudanza.

Cuando la repartidora se acercó, reconoció al joven frente a ella, Pero si es mi hermoso bombón, dijo en tono feliz.

Con una sonrisa en el rostro, la repartidora se acerca con una mochila y su equipo para acampar.

Valentina: (alegremente) ¡Hola! No puedo creer que estés aquí, es una coincidencia y, por cierto, me llamo Valentina.

Diego quedó sorprendido y feliz al ver a la hermosa repartidora en un lugar apartado. Los demás amigos, Luis y Anna observaron la escena con sonrisas en sus rostros.

Luis: (risas) Parece que tenemos una reunión sorpresa en la cima de la colina.

Navegación de la serie<< Amor en Dos Tiempos Cap 7Amor en Dos Tiempos Cap 9 >>
¡Gracias por ser parte de nuestra comunidad de lectores! ¿Disfrutaste de esta historia? ¡Comparte tus pensamientos y déjame saber qué te pareció!

Deja una respuesta