Amada Hija

  • Actualizado
  • Publicado en Reflexiva

Amada Hija

Mi amada hija,

Te mando esta carta, desde donde te estoy mirando con todo mi amor. Quiero que sepas que me lleno de orgullo al verte, de la mujer que has sido y que eres. Has sabido superar los obstáculos de la vida con valor, con fe y con esperanza. Has sido una hija increíble, una amiga sincera, una madre tierna. Has llenado mi vida de dicha y de sentido.

Te expreso mi gratitud por todo lo que me has regalado, por todo lo que hemos experimentado y por todo lo que hemos crecido juntas. Por tu ternura, tu comprensión, tu apoyo. Gracias por ser mi hija, por ser mi ángel.

Te quiero con todo mi corazón, y te añoro con todo mi ser. Pero no te sientas sola, ni triste o desolada. Estoy contigo siempre, en cada momento, en cada lugar y en cada recuerdo. Estoy en tu sonrisa, en tu mirada, hasta en tu voz. Yo siempre estaré en tu Corazón.

No me olvides, pero tampoco te ates a mí. Vive tu vida, disfruta de tu presente, sueña con tu futuro. Sé feliz, sé libre, sé tú misma. Y recuerda que yo también soy feliz y que te espero en el cielo, donde nos volveremos a abrazar.

Te amo, mi hija, mi tesoro, mi vida.

Tu madre que te cuida desde el más allá.

¡Gracias por ser parte de nuestra comunidad de lectores! ¿Disfrutaste de esta historia? ¡Comparte tus pensamientos y déjame saber qué te pareció!

Deja una respuesta