Cempasúchil La Flor Del Amor Eterno

  • Actualizado
  • Publicado en Ficción

Cempasúchil La Flor Del Amor Eterno

Hace mucho tiempo, en un valle rodeado de montañas, vivían dos jóvenes que se amaban con todo su corazón. Sus nombres eran Xóchitl y Huitzilin, y desde niños habían compartido sus juegos y sus sueños. Cada mañana, subían a la cima de una montaña para ofrecer flores al dios del sol, Tonatiuh, y le pedían que los protegiera y bendijera su amor.

Un día, la guerra llegó al valle y Huitzilin tuvo que partir con los guerreros de su pueblo. Antes de irse, le prometió a Xóchitl que volvería pronto y que nunca la olvidaría. Xóchitl le creyó y le entregó una flor como símbolo de su amor. Luego, lo vio alejarse con lágrimas en los ojos.

Pasaron los días y las noches, y Xóchitl no tuvo noticias de Huitzilin. Ella seguía subiendo a la montaña para rezar al sol y esperar el regreso de su amado. Pero un día, recibió la terrible noticia de que Huitzilin había muerto en combate, defendiendo a su pueblo. Xóchitl sintió que su corazón se rompía y que su vida no tenía sentido sin él.

Entonces, decidió subir por última vez a la montaña y pedirle al dios del sol que la reuniera con su amado. Tonatiuh, que había visto el amor de los jóvenes y se había compadecido de ellos, escuchó su súplica y le concedió su deseo. Con un rayo de luz, tocó el pecho de Xóchitl y la transformó en una hermosa flor de color amarillo, como el sol.

Al día siguiente, un colibrí se posó sobre la flor y esta se abrió en veinte pétalos, como si quisiera abrazarlo. Era Huitzilin, que había tomado esa forma para visitar a su amada. El dios del sol les permitió encontrarse cada mañana, cuando el colibrí acariciaba la flor con su pico.

Así nació la flor de cempasúchil, que significa “flor de veinte pétalos” en náhuatl. Se dice que el aroma de esta flor guía a las almas de los muertos hacia las ofrendas que les esperan en el mundo de los vivos. Por eso, cada año, en el Día de Muertos, los mexicanos adornan las tumbas y los altares con esta flor, para recordar a sus seres queridos que ya no están.

¡Gracias por ser parte de nuestra comunidad de lectores! ¿Disfrutaste de esta historia? ¡Comparte tus pensamientos y déjame saber qué te pareció!

Deja una respuesta